Windows 10 reduce el espacio de almacenamiento y acelera la recuperación

Microsoft está realizando cambios significativos para reducir el espacio utilizado por una instalación de Windows 10 y mejorar la recuperación, lo que significa que la próxima versión de Windows no se trata sólo de aportar transparencia al menú Inicio y agregar cambios cosméticos, sino mucho más.

En un nuevo artículo de Windows Blog , Microsoft detalla los avances en los requisitos de almacenamiento para Windows 10.

El gigante del software revela que la última versión de la vista previa ya incluye la técnica de compresión de archivos para devolver parte del almacenamiento a los usuarios. Usando la nueva técnica, el fabricante de software ha logrado reducir la huella de Windows 10 hasta 1,5 GB en una configuración de 32 bits y 2,6 GB en una de 64 bits. La compañía también dijo que el estilo de compresión de archivos llegará en el futuro a Windows 10 para teléfonos.

<

Además, para garantizar que la compresión de archivos no ralentice la computadora, Windows considerará una serie de factores para detectar si debe utilizar la compresión o no.

Dos de los factores que determinarán el uso de la compresión de archivos es la cantidad de RAM y el procesador, ya que estos dos componentes son clave para medir la rapidez con que funciona la descompresión sin afectar a la capacidad de respuesta del sistema. Esto significa que no todos los dispositivos de Windows 10 podrán usar esta nueva característica.

Más importante aún, si alguna vez necesitas reinstalar el sistema operativo, Windows 10 podrá recuperarse usando los archivos del sistema en tiempo de ejecución que están almacenados actualmente en tu computadora. 

Te puede interesar:  La venta del Día del Presidente de Microsoft Store para el 2018 trae grandes descuentos en PCs con Windows 10

Además, Windows 10 no requerirá una imagen de recuperación separada, ya que Microsoft está rediseñando cómo funcionan las funcionalidades de Refrescar y Reiniciar . En lugar de usar una imagen de recuperación separada, que normalmente ocupa un espacio valioso (entre 4 y 12 GB), la función de recuperación de Windows 10 usará los archivos ya existentes. Por lo tanto, despídete del mensaje “Insertar medios: faltan algunos archivos” que los usuarios de Windows 8 reciben casi cada vez que necesitan reiniciar o actualizar sus PCs.

Aún más impresionante, podrás crear tu propio disco de recuperación, en caso de un accidente más catastrófico que dañe físicamente el disco duro.

Con Windows 8.1, Microsoft introdujo una solución similar llamada Windows Image Boot (WIMBOOT), pero requería una imagen especialmente diseñada y un proceso de instalación diferente, y sólo los dispositivos seleccionados de Windows 8.1 con bajo almacenamiento del sistema podían aprovechar las ventajas de WINBOOT.

La nueva solución en Windows 10 utiliza una versión de WIMBOOT, pero ahora se expandirá virtualmente a todos los dispositivos que funcionan con Windows 10, con la limitación de unos pocos dispositivos que no podrán actualizarse sólo porque su capacidad de almacenamiento es demasiado limitada, pero Microsoft está trabajando en una solución. La compañía explica que esto sucede porque los dispositivos deben ser capaces de hacer retroceder a Windows 8.1 en caso de que algo salga mal durante la actualización.

Microsoft también dice que la nueva solución incluso mantendrá todas esas actualizaciones de Windows, por lo que los usuarios no tendrán que dedicar tiempo adicional después de reinstalar el sistema operativo descargando cientos de Gigabytes de actualizaciones.

Te puede interesar:  Microsoft Edge obtiene el nuevo logo de la onda moderna abandonando el estilo de IE

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.